Cómo Vencer tus Temores

 

 

Cómo Vencer tus Temores

Hace tan solo unas semanas recibí la llamada de un gran amigo, estaba lleno de ansiedad ante la propuesta de trabajo que paradójicamente había estado esperando desde unos cuantos meses atrás.

Estaba decidido a no aceptar el empleo y su petición era que alguien se pusiera de su parte ante lo que muchos ya habían catalogado como una locura.

Le pregunté de inmediato: …pero ¿Qué pasó? ¿Acaso no era eso lo que estabas esperando? ¿Qué te ha hecho cambiar de parecer?

Sus respuestas eran algo así:

¡No, es que ese trabajo tiene muchos riesgos! ¡Yo no soy el tipo de personas que generalmente ocupan ese puesto!

¡Imagínate, es para trabajar de seguridad, estaré expuesto a un gran peligro! ¡Además el horario no me es para nada cómodo! Esas entre muchas otras objeciones.

De inmediato pude identificar que se encontraba ante la presencia del gran demonio interno que representan los miedos y el temor que nos genera cada cambio en la vida, las nuevas oportunidades, la idea misma de salir de nuestra zona de confort.

Así mismo se lo hice saber, mi respuesta inmediata fue: “Amigo, lo que me dices son solo monstruos, enormes dinosaurios que nuestra mente se crea como consecuencia del miedo y la ansiedad que nos genera el hecho de enfrentarnos a nuevas situaciones”.

Seguidamente, lo exhorté a que “por lo menos” se tomara la molestia de presentarse en el lugar y dialogar, de indagar sobre los beneficios laborales que se le ofrecían.

Y, además de ello, ver cómo sería su situación laboral, así como también, de conocer los verdaderos riesgos que debía enfrentar (no los que una mente aterrada es capaz de construir en segundos).

Le dije: “Está bien que uses tu derecho a la opción de rechazar la propuesta”

Y proseguí: “Pero prométeme algo: Al menos preséntate mañana en el sitio, date la oportunidad de saber de qué se trata realmente tu nuevo empleo, asiste  mañana, pasado mañana, al menos una semana si es posible.

Luego de eso, probablemente ya será suficiente para saber si al menos te gusta lo que probablemente sea tu nueva ocupación o si decides no volver”

Así fue, mi amigo se presentó en su nuevo empleo y efectivamente pudo constatar que aquellas terribles situaciones construidas por su mente no eran más que temores invasivos, un terrible miedo paralizante.

La recompensa nunca se hace esperar

Hoy se encuentra complacido de haber salido de la terrible situación de desempleo en la cual se encontraba previamente, si bien pudiera parecerle que no es el empleo soñado, también es cierto que ahora está en mejores condiciones socioeconómicas.

Manifiesta que se siente a gusto con su nueva situación; reconoce, por demás, que todo aquel escenario que se había imaginado era un monstruo terrible e imaginario y que, por fortuna, tuvo la valentía de enfrentar oportunamente.

Generalmente detrás de cada cosa que nos genera temor, se encuentra algo valioso que vale la pena alcanzar.

Cuántas madres pueden decir aquí que no les generó miedo el mismo hecho de tener un parto, y contar ahora la  experiencia de haber pasado por ese susto que les dio un hermoso bebé; y en definitiva, la maravilla de ser llamadas: ‘Mamá’.

Por otra parte, toda persona que hoy se cataloga como ‘profesional’ en determinada área puede decir con certeza el terror que le pudo generar su defensa de tesis como requisito final para la obtención de su título.

De no haber atravesado ese miedo valientemente y con la frente bien en alto, esas personas hoy no serían reconocidas de esa manera.

La manera más eficaz de vencer los temores

Los miedos  pueden ser justificados o no, reales o imaginarios pero al fin y al cabo, se trata de temores, turbaciones que no nos dejan paz ni tranquilidad, y lo importante es enfrentarse a ellos.

La manera más eficaz de vencer los temores es pasando por el medio de ellos; y de paso, hacerlo bien de frente aunque las piernas vayan temblando.

Es normal que sintamos miedo, pero no debemos dejarnos vencer por éste; muy por el contrario, que el miedo te empuje a definitivamente hacer las cosas y a tomar acción permanente en tu vida.

 

Y tú: ¿Cómo ha sido tu experiencia con respecto al tema de los miedos internos? ¿Te has dejado abatir por ellos alguna vez? ¿Tienes alguna manera en particular de enfrentarlos?

Cuéntanos tu manera de vencer esos temores o alguna anécdota en particular que complemente este artículo, adelante…

 

Por: Adrián Ríos.

@agriosmo

11 comentarios en “Cómo Vencer tus Temores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *